LA SOCIEDAD DE RIESGO Y EL LLAMADO DERECHO DE DAÑOS.

La sociedad actual vive sometida a cada vez más actividades generadoras de daños: la circulación de vehículos a motor, la navegación aérea, la explotación de la energía nuclear, etc. Además, el desarrollo de prácticamente todas las actividades son susceptibles de generar un riesgo: las profesionales, como la medicina, arquitectura, la construcción, los servicios de la sociedad de la sociedad de la información; sin olvidar, la comisión de delitos en los que se produce daños a la integridad de las personas o a las cosas.

En definitiva, en la mayoría de los pleitos que se interponen en la actualidad, existe una reclamación por daños y perjuicios. En esta tesitura, muchos de los individuos que sufren un daño buscan el resarcimiento mediante una acción de responsabilidad civil contra el agente causante del daño y, en su caso, contra su aseguradora. Por su parte, el demandado intentará exonerarse de su responsabilidad de manera total o parcial mediante la prueba de excepciones tales como la inexistencia de nexo casual, la existencia de un hecho constitutivo de caso fortuito o de fuerza mayor, o la contribución negligente de la víctima. Situación en la que directamente se implican las aseguradoras con las coberturas de sus pólizas (impago de prima, coberturas, intereses moratorios, consignaciones, etc.).

Nuestra experiencia nos pone en situación de enfrentarbos a los retos globales que se presentan en cualquier pleito en el que se derive una responsabilidad civil, facilitándoles los conocimientos necesarios para resolver los problemas jurídicos asociados que garanticen una óptima prestación jurídica al cliente.